Metro Madrid

Ir abajo

Metro Madrid

Mensaje  lamiradacritica el Dom 28 Oct 2007 - 11:26

Los vigilantes vemos muchos cuchillos y navajas en la red» JAIME GARCIA Centro de control de Metro en la estación de Moncloa Dos policías nacionales «cachean» a sendos jóvenes en el Metro





POR C. H.
MADRID. Agustín lleva toda una vida como vigilante de seguridad en la red de Metro de la Comunidad de Madrid. Y ha visto de todo. «El 90% de las estaciones son muy conflictivas. Pasas por Tribunal, por ejemplo, y lo ves. También Arganzuela, Moncloa, Bilbao, Sol, Avenida de América... Las más grandes», cuenta.
El pasado jueves, un hombre de 58 años disparaba en la mano y el abdomen de otro de 57 en una discusión en el suburbano. Es el último suceso grave de los ocurridos. Antes, las bandas de menores latinos con pistolas eléctricas para robar, el atraco con navajazo incluido a una chica en la boca de Arturo Soria, las «videopeleas» de Oporto... El Metro nunca ha sido un lugar especialmente tranquilo.
Y Agustín lo constata con otro ejemplo. Hace dos meses, en la estación de Sol, dos grupos de «punkies», que sumaban 60 o 70 personas, se enfrentaron con cinco vigilantes. Tuvieron que acudir la Policía Municipal y los «antidisturbios». Hace años, eran los «skin heads». Ahora son las bandas latinas. Diferente disfraz, pero mismos problemas.
«El 75% o el 80% de los viajeros son «curritos». Pero también están los carteristas, jóvenes que se suben a los vagones fumando, las borracheras... Hay grupos que pueden empujar a algunas personas a las vías o por las escaleras. También, los vigilantes vemos muchos cuchillos y navajas en el Metro».
La mayoría de las peleas son de bandas latinas. También hay grupos de menores de centros de acogida. «De cualquier manera, en el 90% de los casos, les llamas la atención y te hacen caso», afirma Agustín.
Los «peleteros»
Hay una nueva modalidad delictiva, que son los «peleteros», ladrones más agresivos que los carteristas. Suelen ser rumanos y polacos, que van en grupos más grandes. Utilizan la violencia. No dudan en hacer frente a la víctima si intenta oponerse al robo.
Otro tipo de delincuentes son los grupos formados por mujeres rumanas, de seis hasta 10, con la dificultad que supone poder cachearlas, puesto que existen pocas féminas de la Policía que trabajen por la red del Metro.
«Pero que tampoco quede lugar a dudas de que los vigilantes también provocan las reyertas. Los hay que llevan hasta defensas extensibles, de 70 u 80 centímetros. Hay muchos vigilantes que provocan incidencias, que quieren hacerse notar», nos explican.
La razón de esta situación la achacan al bajo nivel de formación de parte del personal de seguridad privada que opera en el Metro de Madrid. «Tendríamos que ser 2.400, pero en total somos unos 1.400 o 1.500 para toda la red. Lo ideal sería un vigilante por estación, y que se trabajara en patrullas o sextetos», añaden. La seguridad en el Metro, dicen, podría mejorarse con una mayor plantilla de vigilantes.
Además, aseguran que «la formación ha caído muchísimo, pero también hay vigilantes que se merecen que les suban el sueldo un 1000%, porque saben hacer frente a las situaciones complicadas con las que se encuentran». «Hasta que no queda más remedio, no levantan la mano», afirman nuestras fuentes. En cuanto a la relación del sector privado con el Cuerpo Nacional de Policía, aseguran los vigilantes que es «bastante buena». «Hay grupos de paisano que trabajan en los vagones contra los carteristas y funcionan muy bien».

lamiradacritica

Cantidad de envíos : 16
Fecha de inscripción : 03/10/2007

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.